Museo de la Revolucion

Capitolio Nacional

Atardercer en el Capitolio Nacional

El Templete

Museo de la Ciudad

Museo del Automovil

Un breve recorrido por los automóviles más relevantes y presentes en Cuba, durante la primera mitad del siglo XX, la podemos encontrar en el recién reinaugurado Museo del Automóvil ubicado en La Habana Vieja.

Primer automóvil introducido en Cuba fue La Parisienne, por el señor José Muñoz. Este alcanzaba una velocidad máxima de 12 km por horas y una potencia de 2 caballos de fuerza, sus faroles eran de mecha y el combustible que utilizaba era bencina.

Al llegar el FORD T a Cuba, surge el apelativo de «fotingo» a propósito del eslonga Foot it and go. La primera mujer en obtener permiso de conducción en Cuba fue María Calvo Nodarse, conocida popularmente como «La Macorina».

Al visitar la instalación nos encontramos con un Rolls Royce del año 1925, una verdadera joya de colección, donde los visitantes al museo disfrutan llevarse como constancia en sus fotos. También un Packard del año 1933, modelo similar al que el famoso gánster de Chicago al Capone utilizó. En Varadero, en la casa que fuera de Al Capone, hoy un restaurante, existe una répica de concreto.

Otros vehículos interesantes son un OLDSMOBILE de 1960 que perteneció a la inolvidable Celia Sánchez; la cuña Alfa Romeo de color rojo donde la reina del carnaval de La Habana paseó en las festividades; los 3 papamóvil, modelo Peugeot, donde el Papa realizó todo su recorrido por Cuba; una hermosa donación de un automóvil Desoto, a Eusebio Leal Spengler, Historiador de la Ciudad, por el filántropo estadounidense Richard Herman Driehaus.

La historia del automóvil en Cuba no solo está en el museo de La Habana Vieja. Por cualquier rincón del país hay añejos vehículos que contribuyen a que nuestro país sea un museo rodante. La Habana es vivo ejemplo de ello y a diario, por sus calles, circulan autos de diferentes marcas y años. Es usual ver una caravana de autos clásicos colmados de turistas disfrutando de nuestras realidades. Así somos, así es Cuba.